Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

VIH y SIDA

Fotografía de un moño de reconocimiento y apoyo al SIDA

¿Qué es el SIDA?

El SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) es causado por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Este mata o altera las células del sistema inmunitario y destruye progresivamente la capacidad del cuerpo de luchar contra las infecciones y ciertos cánceres. El VIH se propaga generalmente por el contacto sexual con una pareja infectada.

El término SIDA se aplica a las fases más avanzadas de la infección por el virus VIH. La definición actual del SIDA incluye a todas las personas positivas del VIH que tienen menos de 200 células CD4+T (los adultos sanos por lo general tienen un conteo de células CD4+T de alrededor de 800 o más). Además, la definición incluye a personas infectadas con VIH que recibieron el diagnóstico de una o más afecciones clínicas (incluso infecciones oportunistas y ciertos tipos de cáncer) que atacan a las personas con la enfermedad avanzada por el VIH.

Según los CDC, se estima que 1.2 millones de adultos y adolescentes viven con el VIH/SIDA en Estados Unidos. La epidemia del SIDA todavía está fuera de control en muchas regiones del mundo.

¿Cómo se transmite el VIH/SIDA?

Contacto sexual

El VIH se propaga más comúnmente por el contacto sexual con una persona infectada. El virus entra en el cuerpo a través de los epitelios de la vagina, la vulva, el pene, el recto o de la boca durante una relación sexual.

Contaminación de la sangre

El VIH también puede propagarse mediante el contacto con la sangre infectada. Sin embargo, debido a la exploración de la sangre para comprobar la evidencia de infección por el virus VIH, el riesgo de adquirir el virus VIH a través de transfusiones de sangre es extremadamente bajo.

Agujas

El virus VIH se suele propagar al compartir agujas, jeringuillas o el equipo para administración de drogas con alguien que está infectado con el virus. La transmisión del virus del paciente a los trabajadores de la atención médica, o viceversa, por medio de pinchazos accidentales con agujas contaminadas u otros instrumentos médicos, es raro.

Madre-bebé

El virus VIH puede propagarse a los bebés nacidos de madres infectadas, o amamantados por madres infectadas con el virus.

El virus VIH/SIDA no puede propagarse por medio de:

  • La saliva

  • El sudor

  • Las lágrimas

  • El contacto casual, tal como compartir los utensilios de los alimentos, las toallas y la ropa de cama

  • Las piscinas

  • Los teléfonos

  • Los asientos de inodoros

  • Las picaduras de los insectos (tales como mosquitos)

¿Cuáles son los síntomas del virus VIH/SIDA?

Algunas personas pueden presentar una enfermedad parecida a la gripe en el plazo de un mes después de la exposición al virus VIH, aunque muchas personas no manifiestan ningún síntoma al principio de haber sido infectados. Además, los síntomas que aparecen, usualmente desaparecen en el plazo de una semana a un mes, y se confunden a menudo con los síntomas de otra infección viral. Estos pueden incluir:

  • Fiebre

  • Dolores de cabeza

  • Malestar general

  • Aumento de tamaño de los nódulos linfáticos

Los síntomas persistentes o graves podrían no aparecer durante 10 años o más, tras la primera entrada del virus VIH en el cuerpo de los adultos, o en el plazo de dos años en los niños nacidos con una infección por el virus VIH. Este período "asintomático" de la infección es altamente variable de una persona a otra. Pero, durante el período asintomático, el virus VIH está activamente infectando y matando a las células del sistema inmunitario. Su efecto más obvio es una disminución de los niveles de células T CD4+ en la sangre (también llamadas células T4), los luchadores del sistema inmunitario que son clave en el combate de las infecciones. El virus inicialmente desactiva o destruye estas células sin causar síntomas.

A medida que el sistema inmunitario se deteriora, empiezan a aparecer las complicaciones. A continuación, se enumeran las complicaciones o síntomas más comunes del SIDA. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Nódulos linfáticos que permanecen aumentados de tamaño durante más de tres meses.

  • Falta de energía.

  • Pérdida de peso.

  • Frecuentes fiebres y sudores.

  • Infecciones por honguillos frecuentes o persistentes (orales o vaginales).

  • Erupciones de la piel persistentes o piel escamosa.

  • Enfermedad inflamatoria pélvica que no responde a tratamiento.

  • Pérdida de la memoria a corto plazo.

  • Una o más infecciones (infecciones oportunistas) relacionadas con tener un sistema inmunitario debilitado. Por ejemplo, tuberculosis y ciertos tipos de neumonía.

Algunas personas contraen infecciones frecuentes y graves por el virus herpes que causan úlceras dolorosas en la boca, en los genitales o en el ano, o una enfermedad de los nervios muy dolorosa conocida como herpes zoster. Los niños podrían tener un retraso del desarrollo o dificultades para desarrollarse.

Durante el transcurso de la infección por el virus VIH, la mayoría de las personas experimentan una disminución gradual de la cantidad de células T CD4+, aunque algunas personas pueden tener una caída abrupta y muy importante de la cantidad de células T CD4+.

Los síntomas de una infección por el virus VIH pueden parecerse a los de otras afecciones. Hable siempre con su proveedor de atención médica para recibir un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el VIH o el SIDA?

La infección temprana por el virus VIH a menudo no provoca ningún síntoma, y debe detectarse examinando la sangre de la persona para comprobar la presencia de anticuerpos (proteínas que combaten la enfermedad) contra el virus VIH. Estos anticuerpos VIH generalmente no alcanzan niveles suficientemente altos que se pueden detectar por los exámenes de sangre estándares hasta uno o tres meses después de la infección, y podría tardar hasta seis meses. Las personas expuestas al virus VIH deben realizarse exámenes para detectar el virus VIH tan pronto como tengan la probabilidad de desarrollar anticuerpos para el virus.

Cuando una persona tiene muchas probabilidades de infectarse con el virus VIH y los exámenes de anticuerpos son todavía negativos, debe realizarse un examen de sangre para comprobar la presencia del virus VIH. Se recomienda repetir el examen de anticuerpos después de algún tiempo, cuando los anticuerpos para el virus VIH hayan tenido más probabilidades de desarrollarse.

Tratamiento del virus VIH/SIDA

Al igual que con muchas otras afecciones, la detección temprana ofrece más opciones de tratamiento. En la actualidad, existen tratamientos médicos que pueden disminuir la velocidad a la que el virus VIH debilita el sistema inmunitario, pero actualmente no existe cura para la enfermedad. Sin embargo, existen otros tratamientos que pueden prevenir o curar las afecciones asociadas con el SIDA. Hable con su proveedor de atención médica para obtener más información relacionada con las diversas terapias con medicamentos para el tratamiento del virus VIH/SIDA.

¿Estamos cerca de encontrar una vacuna para el SIDA?

El VIH sigue propagándose por todo el mundo. Se continúa investigando para lograr una mayor comprensión del problema que lleve a posibles estrategias de vacunación, pero no existe una cura disponible.

Date Last Reviewed: 12/21/2016
© 2000-2017 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by StayWell
About StayWell | StayWell Disclaimer