Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

Pharyngitis and Tonsillitis in Children

¿Qué son la faringitis y la amigdalitis?

La faringitis es el enrojecimiento, dolor e inflamación de la garganta (faringe). La amigdalitis es una inflamación de las amígdalas. Las amígdalas son un par de masas de tejido que se encuentran a cada lado de la parte trasera de la garganta. Forman parte del sistema inmune, la parte del cuerpo que lucha contra las infecciones y otras enfermedades. Su hijo puede tener faringitis, amigdalitis, o ambas (faringoamigdalitis).

¿Qué causa la faringitis y la amigdalitis?

La faringitis puede deberse a muchas cosas. La causa más común son las infecciones virales. La amigdalitis por lo general se debe a infecciones virales o bacterianas. Otras posibles causas son las siguientes:

  • Bacterias, como las que causan infecciones de garganta por estreptococos.
  • Hongos, como los que causan infecciones de levadura.
  • Alergias, como la fiebre del heno o alergias que afectan la nariz.
  • Infección de los senos paranasales
  • Cánceres
  • Lesiones
  • Irritantes, como el humo del cigarrillo o la contaminación del aire
  • Ácidos estomacales en la garganta

¿Quiénes corren el riesgo de contraer faringitis y amigdalitis?

Las infecciones virales y bacterianas se contagian por el contacto estrecho con otras personas que están enfermas. Por ejemplo, los niños que asisten a la escuela o a la guardería corren riesgo. Esto es especialmente así durante los meses invernales, cuando se producen la mayor parte de las infecciones virales y bacterianas.

¿Cuáles son los síntomas de la faringitis y la amigdalitis?

Los síntomas pueden ser levemente distintos en cada niño. Pueden incluir:

  • Dolor de garganta
  • Dolor o dificultad para tragar
  • Ganglios del cuello dolorosos o agrandados
  • Ronquera o cambios en la voz
  • Fiebre o escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de oído
  • Náuseas y vómitos
  • Dolor de estómago
  • Sentirse dolorido y cansado
  • Garganta inflamada o roja
  • Amígdalas agrandadas o rojas
  • La garganta o las amígdalas pueden tener una secreción blanquecina
  • Problemas para respirar o ronquidos

Los síntomas de la faringitis o la amigdalitis pueden parecerse a los de otros problemas de salud. Asegúrese de que su hijo consulte a su proveedor de atención médica para tener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostican la faringitis y la amigdalitis?

El proveedor de atención médica de su hijo le preguntará sobre los síntomas actuales de su hijo. También tomará la temperatura a su hijo. El proveedor revisará al niño y le prestará mucha atención a los oídos, la nariz, la garganta y las amígdalas. De acuerdo con los síntomas del niño, el proveedor tal vez haga también un cultivo de la garganta o análisis de sangre.

Es posible que a su hijo le hagan una prueba rápida de estreptococos. Esta es una prueba rápida para saber si su hijo tiene una infección de garganta por estreptococos. Es importante controlar si hay una infección de garganta por estreptococos para tratarla y evitar complicaciones. Es posible que a su hijo también se le haga un cultivo de garganta y por sensibilidad a los estreptococos. Esto también determina los mejores antibióticos para tratar la infección. Lleva algunos días tener los resultados. También se pueden realizar análisis de sangre para saber si hay infecciones como la mononucleosis infecciosa.

¿Cómo se tratan la faringitis y la amigdalitis?

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y la salud general de su hijo. También variará según la gravedad de la afección.

Si su hijo tiene una infección bacteriana, se lo tratará con antibióticos. Si las bacterias no son la causa de la infección, entonces el tratamiento se centrará en que su hijo se sienta más cómodo. El tratamiento puede incluir:

  • Tomar acetaminofén o ibuprofeno en forma líquida o en pastillas para aliviar el dolor. Si el dolor es severo, se pueden recomendar otros medicamentos o tratamientos.
  • Aumentar la cantidad de líquido que bebe su hijo. Algunos tipos de té tienen ingredientes que alivian la garganta.
  • Ingerir alimentos suaves y frescos como por ejemplo gelatina, cremas heladas y helados de agua.
  • Hacer gárgaras con agua salada (los niños más grandes). Pídale instrucciones a su proveedor de atención médica.
  • Chupar caramelos para la garganta o caramelos duros (los niños más grandes).

La amigdalitis también puede requerir una internación en el hospital si las amígdalas agrandadas están bloqueando las vías respiratorias. En el caso de algunos niños con amigdalitis recurrente, el proveedor de atención médica puede recomendar que se le extirpen las amígdalas (amigdalectomía). Es muy probable que el proveedor de atención médica de su hijo quiera que vea a un especialista en garganta, nariz y oído (otorrinolaringólogo).

¿Cuáles son las complicaciones de la faringitis y la amigdalitis?

Las complicaciones de la faringitis y la amigdalitis son:

  • Infecciones serias en la zona de la garganta.
  • Pérdida de fluidos o deshidratación del cuerpo por la dificultad para comer y beber.
  • Problemas para respirar debido a amígdalas muy agrandadas por la amigdalitis.

Las infecciones de garganta por estreptococos sin tratar pueden derivar en problemas cardíacos o renales, infecciones del oído medio, infecciones pulmonares o infecciones del recubrimiento del cerebro y la médula espinal.

¿Cuándo debo llamar al proveedor de atención médica de mi hijo?

Llame al proveedor de atención médica de su hijo si nota que el niño tiene:

  • Dolor de garganta, en especial si no se le pasa en unos días.
  • Dolor de garganta y otros síntomas, como por ejemplo fiebre.

Llame al 911 o al número local de emergencias si su hijo tiene:

  • Dificultad para respirar
  • Dolor de garganta severo y dificultad para tragar o respirar, babea o tiene el cuello rígido o inflamado.

Puntos clave sobre la faringitis y la amigdalitis

  • La faringitis es una inflamación de la garganta. La amigdalitis es una inflamación de las amígdalas.
  • La causa más común son los virus. No requieren tratamiento con antibióticos.
  • Si las bacterias no son la causa de la infección, entonces el tratamiento se centrará en la comodidad de su hijo.
  • Si su hijo tiene dolor de garganta severo e incluye dificultad para tragar o respirar, babeo, cuello rígido o inflamado, llame al 911 o al número de emergencias local.

Próximos pasos

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita al proveedor de atención médica de su hijo:

  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.
  • En la consulta, anote los nombres de los nuevos medicamentos, tratamientos o pruebas y análisis, y toda nueva instrucción que su proveedor le dé para su hijo.
  • Si su hijo tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.
  • Averigüe cómo puede comunicarse con el proveedor de su hijo después del horario de consultorio. Es importante por si su hijo se enferma y usted necesita hacer preguntas o pedir un consejo.
Online Medical Reviewer: Berry, Judith, PhD, APRN
Online Medical Reviewer: Holloway, Beth, RN, M.Ed.
Date Last Reviewed: 6/26/2015
© 2000-2016 The StayWell Company, LLC. 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by StayWell
About StayWell | StayWell Disclaimer