Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

Lymphatic Malformations

¿Qué es una malformación linfática?

Una malformación linfática es un vaso linfático que no se formó correctamente. Las malformaciones son tejido linfático lleno de líquido (quiste). Su hijo puede tener uno o más de estos quistes.

Los vasos linfáticos son parte del sistema linfático. Este es parte del sistema inmunológico. Esto ayuda a combatir las infecciones y otras enfermedades. También ayuda a mantener el equilibrio de líquidos en el cuerpo. Esto se hace mediante el vaciado del líquido extra en los vasos sanguíneos. Este sistema incluye: 

  • Linfocitos. Estos son glóbulos blancos que combaten las infecciones y las enfermedades.
  • Linfa: Los glóbulos blancos que contienen líquidos.
  • Vasos linfáticos. Estos son tubos delgados que transportan el líquido linfático a través del cuerpo.
  • Ganglios linfáticos. Estas son glándulas en forma de frijol. Se encuentran en la axila, la ingle, el cuello, el pecho, el abdomen y otras partes del cuerpo.
  • Otros órganos o tejidos del cuerpo. Por ejemplo, estos son la médula ósea, el bazo, el timo y las amígdalas. Otros órganos, tales como el tracto digestivo, también contienen tejido linfático.

Algunas malformaciones linfáticas afectan a los tejidos cercanos. Esto causa problemas y evita que el tejido funcione como debería. Por ejemplo, una malformación en el pecho puede producir problemas respiratorios. Estos pueden ser potencialmente mortales.

¿Qué causa una malformación linfática?

Una malformación linfática es un problema con el cual su niño nace (congénito). Esto significa que el problema ocurrió durante el embarazo, cuando el bebé se estaba formando. Cuando se formaron los vasos linfáticos, se pueden haber bloqueado y agrandado. Esto podría hacer que el líquido linfático se acumule.

¿Quiénes corren el riesgo de tener malformación linfática?

Esta afección es más común en los bebés de madres de mayor edad. Los bebés con determinadas problemas en los cromosomas también tienen un riesgo más alto. Estos pueden incluir el síndrome de Down y el síndrome de Turner. 

¿Cuáles son los síntomas de una malformación linfática?

La mayoría de las veces, el proveedor de atención médica de su hijo puede detectar los síntomas en el momento del nacimiento. Si no hay síntomas al nacer, a menudo se inician antes de que su bebé tenga 2 años de edad.

Los síntomas pueden ser levemente distintos en cada niño. Los síntomas dependen del tamaño de la malformación y su ubicación. Estos pueden incluir:

  • Un abultamiento o masa suave y floja. Esta se forma más a menudo en el cuello. También puede estar sobre la cabeza, la boca, la lengua, los ojos, el pecho, el estómago, los brazos, las piernas o el escroto y el pene de su hijo.
  • Un bulto o masa que crece rápidamente. Puede deberse a un sangrado o una infección.
  • Hinchazón, dolor, sangrado e infección. Los signos de infección pueden incluir enrojecimiento, calor, dolor, hinchazón y supuración.
  • Una malformación en el pecho puede causar dificultad para respirar y tragar.
  • Una malformación en el ojo puede causar dificultad para ver.

Los síntomas de esta afección pueden parecerse a los de otros problemas de salud. Asegúrese de que su hijo vea a su proveedor de atención médica para recibir un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica una malformación linfática?

Es posible que su proveedor de atención médica detecte por primera vez esta afección en su bebé durante una ecografía durante el embarazo.

También es posible que necesite una MRI (resonancia magnética) durante el embarazo. Una RMN puede mostrar una malformación linfática. Las RMN usan imanes grandes, ondas de radio y una computadora para crear imágenes.

Después del nacimiento, el proveedor de atención médica de su bebé puede diagnosticar una malformación durante un examen. Es posible que a su bebé le hagan las siguientes pruebas y análisis:

  • Tomografía computarizada (TC).  Una tomografía computarizada muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo. Esta prueba mostrará si otros órganos están conectados a la malformación.
  • Resonancia magnética (RNM). Una resonancia magnética también puede utilizarse después del nacimiento. Una RMN es más detallada que una tomografía computarizada.

¿Cómo se trata una malformación linfática?

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y el estado general de salud de su hijo. También variará según la gravedad de la afección.

El proveedor de atención médica de su bebé puede derivarlo a un especialista para su tratamiento. Su bebé puede necesitar consultar a un médico especializado en oído, nariz y garganta (otorrinolaringólogo) o un cirujano. Su hijo también puede necesitar ver a un médico que se especialice en afecciones con procedimientos de generación de imágenes (radiólogo intervencionista). 

Monitoreo

El proveedor de atención médica de su hijo puede monitorear la malformación. Buscará signos de infección, sangrado o aumento de tamaño

Medicamentos

Si su niño tiene una infección, necesitará antibióticos.

Cirugía

Su niño puede necesitar cirugía para extirpar (extraer) algunos quistes pequeños y algunos de gran tamaño. Los quistes se pueden eliminar en parte o totalmente.

Escleroterapia

Su niño podría recibir vacunas (inyecciones) dentro de los quistes. Estas pueden destruirlos.

Terapia con láser o ablación por radiofrecuencia

Estas pruebas destruyen los quistes con un láser u ondas de radio. Estas se utilizan en pequeños quistes o quistes en la boca.

¿Cuáles son las complicaciones de una malformación linfática?

Una malformación linfática no tratada puede causar problemas. Puede aumentar rápidamente en tamaño, infectarse o sangrar. Incluso si la malformación de su hijo recibe tratamiento, puede regresar. 

Otras complicaciones dependen de la ubicación y el tamaño de la malformación. Estos pueden incluir:

  • Los quistes grandes en el cuello o en el pecho pueden dificultar la respiración y la deglución. Esto puede ser potencialmente mortal.
  • Sangrado
  • Infección
  • Tejido blando y hueso malformado
  • La cirugía puede dañar el tejido circundante o causar sangrado u otros problemas
  • La escleroterapia puede causar problemas dependiendo del medicamento utilizado

¿Cómo se maneja terapéuticamente una malformación linfática?

Si su hijo tiene esta afección, su proveedor de atención médica puede controlar la malformación para detectar cambios. Su hijo quizás necesite atención de seguimiento después de la cirugía u otros tratamientos. Asegúrese de ir a todas las citas médicas.

Su niño puede necesitar atención dental especial. Es posible que deba tener cuidado de no lesionar la zona afectada. Hable con el proveedor de atención médica de su hijo sobre cómo realizar el manejo terapéutuco de la afección.

¿Cuándo debo llamar al proveedor de atención médica de mi hijo?

Llame al proveedor de atención médica de su hijo si nota que el niño tiene problemas para respirar o para tragar. Si esto sucede de repente, llame al 911 o vaya a una sala de emergencias.

También debe llamar al proveedor de atención médica de su hijo si la malformación cambia de tamaño, sangra o parece estar infectado. Los signos de infección incluyen enrojecimiento, calor, hinchazón, dolor y supuración.

Puntos clave sobre la malformación linfática

  • Una malformación linfática es un vaso linfático que no se formó correctamente. Las malformaciones son tejido linfático lleno de líquido (quiste).
  • Esta es una afección con la cual nació su hijo.
  • Son más comunes en el cuello.
  • La mayoría de las malformaciones linfáticas se diagnostican al nacer. El resto se detecta, por lo general, a los 2 años de edad.
  • El tratamiento puede incluir cirugía para extirpar la malformación linfática u otros métodos para destruirla.

Próximos pasos

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita al proveedor de atención médica de su hijo:

  • Tenga en mente la razón de la visita y qué desea que suceda.
  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.
  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además, escriba todas las instrucciones nuevas que le dé el proveedor para su hijo.
  • Pregunte por qué se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo ayudará a su hijo. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.
  • Pregunte si la afección de su hijo se puede tratar de otras maneras.
  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.
  • Consulte qué puede ocurrir si su hijo no toma el medicamento o no se hace un análisis o procedimiento.
  • Si su hijo tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.
  • Averigüe cómo puede comunicarse con el proveedor de su hijo después del horario de consultorio. Es importante por si su hijo se enferma y usted necesita hacer preguntas o pedir un consejo.
Online Medical Reviewer: Berry, Judith, PhD, APRN
Online Medical Reviewer: Holloway, Beth, RN, M.Ed.
Date Last Reviewed: 6/12/2015
© 2000-2016 The StayWell Company, LLC. 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by StayWell
About StayWell | StayWell Disclaimer