Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

Después de la cirugía: molestias y complicaciones

¿Cuáles son algunas de las molestias posoperatorias más frecuentes?

El grado de molestia después de una operación depende del tipo de cirugía realizada. La molestia típica puede incluir:

  • Náuseas y vómitos causados por la anestesia general

  • Dolor de garganta (causado por el tubo colocado en la tráquea para respirar durante la cirugía)

  • Dolor e hinchazón alrededor de la incisión

  • Inquietud e insomnio

  • Sed

  • Estreñimiento y gases (flatulencia)

¿Qué complicaciones puede haber después de la cirugía?

A veces puede haber complicaciones después de la cirugía. Las siguientes son las complicaciones más frecuentes. Sin embargo, cada persona puede experimentar complicaciones y molestias de una forma distinta. El tratamiento específico para cualquier complicación posquirúrgica se basará en lo siguiente:

  • Su edad, estado de salud general e historia clínica

  • La gravedad de la enfermedad

  • El tipo de cirugía realizada

  • Su tolerancia a procedimientos, tratamientos o medicamentos específicos

  • Su opinión o preferencia

Las complicaciones pueden incluir lo siguiente:

  • Shock. Es una baja grave de la presión arterial que causa una reducción peligrosa de flujo de sangre en todo el cuerpo. Las causas pueden ser pérdida de sangre, infección, lesión cerebral o problemas metabólicos. El tratamiento puede incluir cualquiera o todos los siguientes aspectos:

    • Detener la pérdida de sangre

    • Mantener las vías respiratorias abiertas (con ventilación mecánica si es necesario)

    • Mantener al paciente acostado

    • Reducir la pérdida de calor mediante el uso de mantas

    • Administración intravenosa (IV) de fluidos o sangre

    • Terapia con oxígeno

    • Medicación para subir la presión arterial

  • Hemorragia. Hemorragia significa sangrado. La pérdida rápida de sangre en el sitio de la cirugía, por ejemplo, puede llevar al estado de conmoción. El tratamiento de la pérdida rápida de sangre puede incluir lo siguiente:

    • Administración de plasma sanguíneo o fluidos IV

    • Transfusión de sangre

    • Otra cirugía para controlar el sangrado

  • Infección de la herida. Cuando la bacteria ingresa en el sitio de la cirugía, puede provocar una infección. Las infecciones pueden retardar la cicatrización. Las heridas infectadas pueden extenderse a los órganos o al tejido adyacentes, o bien, a zonas distantes a través del torrente sanguíneo. El tratamiento de las heridas infectadas puede incluir lo siguiente:

    • Antibióticos

    • Drenaje de cualquier absceso o acúmulo de pus 

  • Trombosis venosa profunda (DVT, por sus siglas en inglés) y embolia pulmonar (EP, por sus siglas en inglés). Los proveedores de atención médica usan el término tromboembolia venosa (VTE, por sus siglas en inglés) para describir las dos afecciones, DVT y PE. Usan esta palabra porque las dos están muy relacionadas. Además, su prevención y tratamiento también están estrechamente vinculados. Una trombosis venosa profunda es la presencia de un coágulo de sangre dentro de una vena grande en lo profundo de una pierna, un brazo u otras partes del cuerpo. Existe la posibilidad de que el coágulo se separe de la vena y viaje a los pulmones, lo que formaría una embolia pulmonar. En los pulmones, el coágulo puede interrumpir la circulación de la sangre. Esta situación es una emergencia y puede causar la muerte. El tratamiento de la DVT depende de la ubicación y la extensión del coágulo de sangre y puede incluir lo siguiente:

    • Medicamentos anticoagulantes (diluyentes de la sangre para prevenir la coagulación)

    • Medicamentos trombolíticos (para disolver los coágulos)

    • Cirugías

  • Complicaciones en los pulmones (pulmonares). A veces, las complicaciones pulmonares surgen debido a la falta de respiración profunda y ejercicios para toser dentro de las 48 horas de la cirugía. También pueden ser causadas por neumonía o la inhalación de comidas, agua o sangre hacia las vías respiratorias. Los síntomas pueden incluir sibilancias, dolor de pecho, fiebre y tos (entre otros).

  • Retención urinaria. La retención urinaria temporal, o la incapacidad para vaciar la vejiga, puede producirse después de la cirugía. Debido a la anestesia, la retención urinaria, por lo general, se trata mediante la introducción de un catéter para drenar la vejiga hasta que el paciente recupere el control de su vejiga. A veces se recetan medicamentos para estimular la vejiga.

  • Reacción a la anestesia. Aunque son poco comunes, las alergias a las anestesias se producen. Los síntomas pueden variar de leves a graves. El tratamiento de las reacciones alérgicas incluye dejar de tomar medicamentos específicos que tal vez estén causando reacciones alérgicas, así como también la administración de otros medicamentos para tratar la alergia.

Date Last Reviewed: 5/2/2013
© 2000-2016 The StayWell Company, LLC. 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by StayWell
About Us| Disclaimer