Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

Stroke

¿Qué es un ataque cerebral?

Un ataque cerebral, o derrame cerebral, sucede cuando deja de llegar el flujo sanguíneo a su cerebro. Es una situación de emergencia.

El cerebro necesita tener siempre oxígeno y nutrientes para funcionar bien. Si el suministro de sangre se detiene, aunque sea por un momento breve, eso puede causar problemas. Las células del cerebro comienzan a morir apenas unos minutos después de que dejan de recibir sangre u oxígeno.

Cuando las células del cerebro mueren, se pierde el funcionamiento del cerebro. Quizás usted ya no pueda hacer las cosas controladas por esa parte del cerebro. Por ejemplo, un ataque cerebral puede afectar su capacidad de:

  • Moverse
  • Hablar
  • Comer
  • Pensar y recordar
  • Controlar sus intestinos y su vejiga
  • Controlar sus emociones
  • Controlar otras funciones corporales vitales

Un ataque cerebral puede sucederle a cualquier persona en cualquier momento.

¿Cuáles son las causas de un ataque cerebral?

Un ataque cerebral se produce cuando se interrumpe de algún modo el flujo sanguíneo a su cerebro.

Hay dos tipos de ataque cerebral: isquémico y hemorrágico.

  • Ataque cerebral isquémico. Es el tipo más común de ataque cerebral. Sucede cuando se obstruye un vaso sanguíneo importante del cerebro. Puede bloquearse por un coágulo sanguíneo. O puede bloquearse por la acumulación de un depósito de grasa y colesterol. Esta acumulación se llama placa.
  • Ataque cerebral hemorrágico. Sucede cuando estalla un vaso sanguíneo en su cerebro y la sangre se derrama hacia los tejidos cercanos. Cuando hay un ataque cerebral hemorrágico, la presión aumenta en el tejido cerebral cercano. Eso causa aún más daño e irritación.

¿Quiénes corren el riesgo de tener un ataque cerebral?

Cualquier persona puede tener un ataque cerebral a cualquier edad. Pero sus probabilidades de tener un ataque cerebral aumentan si tiene ciertos factores de riesgo. Algunos factores de riesgo para un ataque cerebral pueden cambiarse o manejarse, mientras que otros no.

Los factores de riesgo para un ataque cerebral que pueden cambiarse, tratarse o manejarse médicamente:

  • Presión arterial alta. Una presión arterial de 140/90 o más puede dañar los vasos sanguíneos (arterias) que suministran sangre al cerebro.
  • Enfermedad cardíaca. La enfermedad cardíaca es el segundo factor de riesgo más importante para un ataque cerebral, y es la principal causa de muerte entre los sobrevivientes de un ataque cerebral. La enfermedad cardíaca y el ataque cerebral comparten muchos factores de riesgo.
  • Diabetes. Las personas con diabetes corren un mayor riesgo de tener un ataque cerebral que alguien sin diabetes.
  • Fumar. Fumar prácticamente duplica su riesgo de tener un ataque cerebral isquémico.
  • Pastillas anticonceptivas (anticonceptivos orales).
  • Antecedentes de ataque isquémico transitorio. Un ataque isquémico transitorio (TIA, por sus siglas en inglés) suele llamarse también miniataque cerebral. Tiene los mismos síntomas que un ataque cerebral, pero estos síntomas no perduran. Si tuvo un ataque isquémico transitorio o más, sus probabilidades de tener un ataque cerebral son 10 veces superiores a las de alguien de la misma edad y el mismo sexo que nunca tuvo un ataque isquémico transitorio.
  • Mayor número de glóbulos rojos. Un importante aumento de la cantidad de glóbulos rojos espesa la sangre y aumenta las probabilidades de que se formen coágulos. Eso aumenta el riesgo de un ataque cerebral.
  • Alto nivel de colesterol y lípidos. Los niveles altos de colesterol pueden contribuir a espesar o endurecer las arterias (aterosclerosis) debido a la acumulación de placa. La placa está formada por depósitos de sustancias grasas, colesterol y calcio. La placa se acumula en el interior de las paredes de las arterias y eso puede reducir la cantidad de sangre que llega al cerebro. Un ataque cerebral se produce si se interrumpe el suministro de sangre al cerebro.
  • Falta de actividad física.
  • Obesidad.
  • Consumo excesivo de alcohol. Más de dos copas al día sube su presión arterial. Beber mucho en una misma ocasión puede causar un ataque cerebral.
  • Drogas ilegales. El abuso de drogas intravenosas (IV) sube el riesgo de tener un ataque cerebral por coágulos sanguíneos (embolia cerebral). Se ha relacionado estrechamente el uso de cocaína y otras drogas con los ataques cerebrales, los ataques al corazón y otros tantos problemas cardiovasculares.
  • Ritmo cardíaco anormal. Algunos tipos de enfermedad cardíaca pueden subir su riesgo de tener un ataque cerebral. Tener un ritmo cardíaco irregular (fibrilación auricular) es el factor de riesgo cardíaco más importante para un ataque cerebral, y puede tratarse.
  • Anomalías en las estructuras cardíacas. Las válvulas cardíacas dañadas (valvulopatía) pueden causar daño cardíaco de larga duración (crónico). Con el tiempo, esto puede aumentar su riesgo de tener un ataque cerebral.

Los factores de riesgo para un ataque cerebral que no se pueden cambiar:

  • Edad avanzada. Por cada década de vida después de los 55 años, sus probabilidades de tener un ataque cerebral se duplica y más también.
  • Raza. Los afroamericanos corren un riesgo mucho mayor de morir y tener una discapacidad a causa de un ataque cerebral que los blancos. Esto se debe en parte a que la población afroamericana tiene una mayor incidencia de presión arterial alta.
  • Sexo. Los ataques cerebrales son más frecuentes en los hombres, pero son más las mujeres que mueren de un ataque cerebral que los hombres.
  • Antecedentes de ataque cerebral anterior. Su riesgo de tener un segundo ataque cerebral es mayor si ya tuvo uno antes.
  • Herencia o genética. Las probabilidades de tener un ataque cerebral son mayores en las personas que tienen antecedentes familiares de ataque cerebral.

Otros factores de riesgo son:

  • El lugar donde vive. Los ataques cerebrales son más comunes en la gente que vive en la parte sudeste de Estados Unidos que en otras áreas. Esto puede deberse quizás a diferencias regionales en el estilo de vida, la raza, el hábito de fumar y la dieta de estos lugares.
  • Temperatura, época del año y clima. Las muertes por ataque cerebral suelen ocurrir en temperaturas extremas.
  • Factores socioeconómicos. Hay ciertas pruebas de que los ataques cerebrales son más comunes en las personas de bajos ingresos.

¿Cuáles son los síntomas de un ataque cerebral?

Un ataque cerebral es una situación de emergencia. Es importante conocer los signos de un ataque cerebral y buscar ayuda rápidamente. Llame al 911 o al número local de emergencias de inmediato. El tratamiento es más efectivo cuando se inicia inmediatamente.

Los síntomas de un ataque cerebral pueden suceder de repente. Los síntomas pueden variar de una persona a otra y pueden incluir, por ejemplo:

  • Entumecimiento o debilidad en el rostro, un brazo o una pierna, especialmente en un lado del cuerpo
  • Dificultad para hablar o comprender
  • Problemas en la visión, como reducción o pérdida de la visión en un ojo o ambos
  • Mareo o problemas con el equilibrio o la coordinación
  • Problemas para moverse o caminar
  • Desmayo (pérdida del conocimiento) o una convulsión
  • Dolores de cabeza intensos sin causa conocida, especialmente si aparecen de repente

Otros síntomas menos comunes de un ataque cerebral pueden incluir, por ejemplo:

  • Náuseas o vómito repentinos no provocados por una enfermedad viral
  • Cambio en el nivel de consciencia o pérdida breve del conocimiento. Por ejemplo, desmayo, confusión, convulsiones o coma
  • Ataque isquémico transitorio (TIA), también llamado miniataque cerebral

Un ataque isquémico transitorio puede tener muchos de los mismos síntomas que un ataque cerebral. Pero los síntomas de un ataque isquémico transitorio no duran mucho. Pueden durar unos pocos minutos o hasta 24 horas. Pida ayuda médica de inmediato si cree que alguien está teniendo un ataque isquémico transitorio. Puede ser un signo de advertencia de que está por tener un ataque cerebral. Pero no todos los ataques isquémicos transitorios van seguidos de un ataque cerebral.

Busque ayuda de inmediato

Hay tres signos principales que le indicarán que puede tratarse de un ataque cerebral. Si los ve, tiene que llamar al 911 rápido. Estos signos son:

Caída de la cara. Un lado de la cara se cae o está adormecido. Cuando la persona sonríe, su sonrisa no es uniforme.

Debilidad en un brazo.  Un brazo está débil o adormecido. Cuando la persona levanta ambos brazos al mismo tiempo, uno puede caerse.

Dificultades para hablar. Puede notar que la persona tiene problemas para hablar o que arrastra las palabras. La persona no puede repetir correctamente una oración simple cuando se lo piden.

Momento de llamar al 911. Si alguien tiene cualquiera de esos síntomas, incluso aunque desaparezcan, llamen al 911 de inmediato. Tome nota de la hora en la que aparecieron los síntomas por primera vez.

¿Cómo se diagnostica un ataque cerebral?

Su proveedor de atención médica le preguntará detalladamente sobre sus antecedentes de salud y le realizará un examen físico. Necesitará pruebas para evaluar su ataque cerebral, como imágenes del cerebro y mediciones del flujo sanguíneo en el cerebro. Estas pruebas pueden incluir lo siguiente:

  • Tomografía computarizada (TC) del cerebro. Una prueba de diagnóstico por imágenes que emplea radiografías para tomar imágenes claras y detalladas del cerebro. Una tomografía computarizada puede mostrar si hay sangrado en el cerebro o si las células del cerebro se han dañado debido al ataque cerebral. Se usa para ver si hay anomalías y para ayudar a encontrar el tipo o ubicación del ataque cerebral.
  • Resonancia magnética (RNM). En esta prueba se utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras internas del cuerpo. Una resonancia magnética usa campos magnéticos para ver pequeños cambios en el tejido del cerebro. Eso ayuda a encontrar y diagnosticar un ataque cerebral.
  • Angiografía por tomografía computarizada (CTA, por sus siglas en inglés). Una imagen radiográfica de los vasos sanguíneos. Una angiografía por tomografía computarizada emplea tecnología tomográfica para obtener imágenes de los vasos sanguíneos.
  • Angiografía por resonancia magnética (MRA, por sus siglas en inglés). Esta prueba emplea tecnología de resonancia magnética para evaluar el flujo sanguíneo a través de las arterias.  
  • Sonografía Doppler (ecografía de la arteria carótida). Esta prueba usa ondas sonoras para crear imágenes del interior de su arteria carótida. Permite ver si la placa ha estrechado u obstruido sus arterias carótidas.

También pueden hacerse las siguientes pruebas del corazón para ayudar a diagnosticar problemas cardíacos que pudieran haber ocasionado un ataque cerebral:

  • Electrocardiograma (ECG). Esta prueba registra la actividad eléctrica de su corazón. Muestra si hay ritmos cardíacos irregulares que pudieran haber causado el ataque cerebral.
  • Ecocardiografía. En esta prueba, se emplean ondas sonoras para crear una imagen de su corazón. Esta prueba muestra el tamaño y la forma de su corazón. Puede comprobar si las válvulas de su corazón están funcionando correctamente. También permite ver si hay coágulos sanguíneos dentro de su corazón.

¿Cómo se trata un ataque cerebral?

Su proveedor de atención médica diseñará un plan de cuidados para usted según:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia clínica
  • El tipo de ataque cerebral que haya tenido
  • La gravedad de su ataque cerebral
  • El lugar de su cerebro en que se haya producido el ataque cerebral
  • Las causas de su ataque cerebral
  • Qué tan bien maneja ciertos medicamentos, tratamientos o terapias
  • Su opinión o preferencia

No hay cura para el ataque cerebral una vez que ocurrió. Pero sí hay disponibles avanzados tratamientos médicos y quirúrgicos. Estos pueden ayudar a reducir su riesgo de tener otro ataque cerebral.

El tratamiento es más efectivo cuando se inicia inmediatamente. El tratamiento de emergencia después de un ataque cerebral puede incluir lo siguiente:

  • Medicamentos para romper los coágulos (trombolíticos o fibrinolóticos). Estos medicamentos disuelven los coágulos sanguíneos que pueden causar un ataque cerebral isquémico. Pueden ayudar a reducir el daño que el ataque cerebral causó en las células del cerebro. Para lograr su máxima efectividad, deben administrarse dentro de las tres horas siguientes al ataque cerebral.
  • Medicamentos y terapia para reducir o controlar la inflamación en el cerebro. Se suelen usar líquidos especiales en forma intravenosa (IV) para ayudar a reducir o controlar la inflamación en el cerebro. Se usan especialmente después de un ataque cerebral hemorrágico.
  • Medicamentos neuroprotectores. Estos medicamentos ayudan a proteger el cerebro del daño y la falta de oxígeno (isquemia).
  • Medidas de soporte vital. Estos tratamientos incluyen usar una máquina para ayudarle a respirar (un respirador), administrarle líquidos en forma intravenosa, brindarle la nutrición adecuada y controlar su presión arterial.
  • Craneotomía. Es un tipo de cirugía del cerebro que se hace para quitar coágulos sanguíneos, aliviar la presión o reparar un sangrado en el cerebro.

¿Cuáles son las complicaciones de un ataque cerebral?

La recuperación de un ataque cerebral y la capacidad específica afectada dependen del tamaño y la ubicación del ataque cerebral.

Un ataque cerebral pequeño puede causar problemas tales como debilidad en su brazo o su pierna.

Un ataque cerebral más grande puede hacer que ciertas partes de su cuerpo no puedan moverse (se paralicen). Un ataque cerebral más grande también puede causar pérdida del habla e incluso la muerte.

¿Qué puedo hacer para prevenir un ataque cerebral?

Conozca sus riesgos de tener un ataque cerebral. Muchos de los factores de riesgo para un ataque cerebral pueden cambiarse, tratarse o modificarse médicamente. A continuación se mencionan algunas cosas que puede hacer para controlar sus factores de riesgo.

Cambios en su estilo de vida

Un estilo de vida saludable puede ayudar a reducir su riesgo de tener otro ataque cerebral. Eso incluye lo siguiente:

  • Dejar de fumar (si lo hace).
  • Elegir opciones de alimentación saludables. Asegúrese de comer las cantidades recomendadas de frutas, vegetales y cereales integrales. Elija alimentos bajos en grasa saturada, grasas trans, colesterol, en sal (sodio) y azúcares agregados.
  • Permanecer en un peso saludable.
  • Hacer actividad física.
  • Limitar la cantidad de alcohol que bebe.

Medicamentos

Tome los medicamentos tal como le indique su proveedor de atención médica. Los siguientes medicamentos pueden ayudar a prevenir un ataque cerebral:

  • Los medicamentos anticoagulantes (diluyentes de la sangre) ayudan a evitar que se formen coágulos sanguíneos. Si toma un anticoagulante, es posible que deba realizarse análisis de sangre con frecuencia.
  • A muchos pacientes que tuvieron un ataque cerebral les recetan antiagregantes plaquetarios, como la aspirina. Reducen la probabilidad de que se formen coágulos sanguíneos. La aspirina se puede comprar sin receta.
  • Los medicamentos para la presión arterial ayudan a bajar la presión arterial alta. Es posible que necesite tomar más de un medicamento para la presión arterial.
  • Los medicamentos para disminuir el colesterol reducen la posibilidad de que las placas se acumulen en las paredes de sus arterias. Eso puede bajar su riesgo de tener un ataque cerebral.
  • Los medicamentos para el corazón pueden tratar ciertos problemas cardíacos que aumentan su riesgo de tener un ataque cerebral.
  • Los medicamentos para la diabetes ajustan los niveles de azúcar en la sangre. Esto puede prevenir problemas que llevan a un ataque cerebral.

Cirugía

Pueden hacerse diferentes tipos de cirugía para ayudar a tratar un ataque cerebral, o para ayudar a prevenir uno. Por ejemplo:

  • Endarterectomía de la carótida. La endarterectomía de la carótida es una cirugía que se hace para quitar la placa y los coágulos de las arterias carótidas, ubicadas en el cuello. Estas arterias llevan al cerebro sangre que viene del corazón. La endarterectomía puede ayudar a evitar que suceda un ataque cerebral.
  • Colocación de stent en la carótida. Se coloca una bobina grande de metal (stent) en la arteria carótida de manera muy similar a como se coloca en la arteria coronaria.
  • Cirugía para reparar aneurismas y anomalías arteriovenosas (AVM, por sus siglas en inglés). Un aneurisma es un defecto parecido a un globo que se forma en un área debilitada de la pared de una arteria. Corre el riesgo de estallar (romperse) y de que haya sangrado dentro del cerebro. Una AVM es una maraña de arterias y venas. Interfiere con la circulación de la sangre y lo pone en riesgo de tener sangrado.
  • Cierre del foramen oval permeable (FOP). El foramen oval es una abertura en la pared que divide las dos cámaras superiores del corazón. Esta abertura suele cerrarse justo después del nacimiento. Si no se cierra, cualquier coágulo o burbujas de aire que se formen pueden pasar a la circulación del cerebro. Esto puede ocasionar un ataque cerebral o un ataque isquémico transitorio (TIA). No obstante, los expertos todavía debaten si el FOP debe o no cerrarse.

Cómo vivir con un ataque cerebral

La forma en que un ataque cerebral puede afectarlo depende de dónde se produjo el ataque cerebral en su cerebro. También depende de cuánto de su cerebro se haya dañado.

Muchas de las personas que tienen un ataque cerebral quedan con parálisis en uno de sus brazos.

Otras consecuencias pueden incluir problemas para:

  • Pensar
  • Hablar
  • Tragar
  • Hacer tareas matemáticas simples tales como sumar, restar o hacer el balance de una chequera
  • Vestirse
  • Ducharse
  • Usar el sanitario

Muchas personas pueden necesitar rehabilitación física a largo plazo. Pueden no ser capaces de vivir en su casa sin ayuda.

Hay disponibles servicios de respaldo para ayudarle a vivir con necesidades físicas y emocionales después de un ataque cerebral.

¿Cuándo debo llamar a mi proveedor de atención médica?

Puede volver a tener un ataque cerebral. Llame a su proveedor de atención médica si tiene síntomas que parecieran de un ataque cerebral, aunque no duren mucho tiempo.

Si su tejido cerebral se daña en repetidas ocasiones, puede correr el riesgo de tener discapacidades permanentes (para toda la vida).

Puntos clave sobre el ataque cerebral

  • Un ataque cerebral sucede cuando deja de llegar el flujo sanguíneo a su cerebro. Es una situación de emergencia.
  • Puede deberse al estrechamiento de un vaso sanguíneo, sangrado o un coágulo que bloquea el flujo sanguíneo.
  • Los síntomas pueden aparecer de repente. Si alguien muestra algún signo de un ataque cerebral, llame al 911 de inmediato.
  • Tiene más probabilidades de recuperarse de un ataque cerebral si el tratamiento de emergencia se inicia de inmediato.
  • La forma en que un ataque cerebral puede afectarlo depende de dónde se produjo el ataque cerebral en su cerebro y cuánto de su cerebro resultó dañado.

Próximos pasos

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita a su proveedor de atención médica:

  • Tenga en mente la razón de su visita y qué desea que suceda.
  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.
  • Lleve a alguien con usted para que le ayude a hacer las preguntas y para que recuerde lo que el proveedor le dice.
  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además escriba todas las instrucciones nuevas que le dé su proveedor.
  • Pregunte por qué se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo le ayudará. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.
  • Pregunte si su afección se puede tratar de otras maneras.
  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.
  • Consulte qué puede ocurrir si usted no toma el medicamento o no se hace el análisis o procedimiento.
  • Si tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.
  • Averigüe cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.
Online Medical Reviewer: Snyder, Mandy L., MSN, ACNP-BC
Online Medical Reviewer: Turley, Ray, BSN, MSN
Date Last Reviewed: 9/11/2015
© 2000-2016 The StayWell Company, LLC. 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by StayWell
About Us| Disclaimer