Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

Medicina herbal

¿Qué son los suplementos herbales?

Los productos hechos de elementos botánicos, o plantas, que se utilizan para tratar enfermedades o para mantener la salud se llaman productos herbales, productos botánicos o fitomedicinas. Los suplementos herbales son productos hechos a partir de las plantas y solo para uso interno (es decir, se ingieren). De acuerdo con la 1994 Dietary Supplement Health and Education Act (DSHEA) (Ley de la Salud y Educación sobre Suplementos Dietéticos de 1994), un suplemento dietético tiene como finalidad complementar la dieta; contiene uno o más ingredientes dietéticos o sus elementos constituyentes; está previsto para ser tomado por boca; por ejemplo, en forma de píldora, cápsula, tableta o líquido; y está etiquetado como un suplemento dietético.  

Muchos medicamentos recetados y medicamentos de venta libre también están hechos de derivados de plantas, pero estos productos contienen solo ingredientes purificados y están regulados por la FDA. Los suplementos herbales pueden contener plantas o partes de plantas.

Los suplementos herbales vienen en formas diferentes: secos, picados, en polvo, cápsulas o líquidos, y se pueden usar de diversas maneras, por ejemplo:

  • Tragados como píldoras

  • Preparados como té

  • Aplicados a la piel como geles

  • Agregados al agua de baño

La práctica de usar suplementos herbales se remonta a miles de años. Hoy en día, hay un resurgimiento en el uso de suplementos herbales entre los consumidores estadounidenses. Sin embargo, los suplementos herbales no son para todos. Debido a que no están sujetos a una estrecha vigilancia por parte de la FDA u otras agencias gubernamentales, el uso de suplementos herbales todavía es controversial. Es mejor consultar con su médico acerca de cualquier síntoma o afección que esté experimentando y hablar con él sobre el uso de suplementos herbales.

La FDA y los suplementos herbales

LA FDA considera que los suplementos herbales son alimentos, no medicamentos, y, por tanto, no están sujetos a las mismas reglamentaciones y normas de pruebas, fabricación y etiquetado que los medicamentos.

Hasta 1994, la FDA había rechazado los reclamos de salud de cualquier clase sobre suplementos herbales. La aprobación de la ley federal DSHEA a finales de 1994 comenzó a invertir esta tendencia.

En enero de 2000, la FDA actualizó las leyes que regían el etiquetado de los suplementos herbales, de modo que ahora los consumidores pueden ver etiquetas que explican cómo las hierbas influyen sobre diferentes acciones en el cuerpo. Sin embargo, las etiquetas de los suplementos herbales todavía no pueden decir nada acerca del tratamiento de afecciones médicas específicas, debido a que los suplementos herbales no están sujetos a pruebas clínicas o a las mismas normas de fabricación que los medicamentos de receta o de venta libre tradicionales.

Por ejemplo, la hierba de San Juan es un suplementos herbal popular que se cree es útil para tratar la depresión en algunos casos. Una etiqueta de producto en una hierba de San Juan podría decir: "mejora el estado de ánimo", pero no puede, de acuerdo con las regulaciones de la FDA, afirmar que trata una afección específica, ya que el producto no ha pasado por las pruebas clínicas exhaustivas de los medicamentos aprobados por la FDA.

Los suplementos herbales, a diferencia de los medicamentos, no tienen obligación de ser estandarizados para garantizar la uniformidad de un lote a otro. Algunos fabricantes pueden usar la palabra estandarizado en la etiqueta de un suplemento, pero no significa necesariamente la misma cosa de un fabricante a otro porque no existe una definición legal del término. 

Precauciones cuando elija suplementos herbales

Los medicamentos herbales pueden interactuar con los medicamentos convencionales o tener fuertes efectos. No se autodiagnostique. Consulte con su médico antes de tomar suplementos herbales.

  • Infórmese. Conozca cuanto pueda sobre las hierbas que está tomando consultando a su médico y contactando a los fabricantes de suplementos herbales para obtener información.

  • Su usa suplementos herbales, siga las instrucciones de la etiqueta y use únicamente la dosis prescrita. Nunca tome más de la dosis recomendada, y busque información acerca de las contraindicaciones.

  • Colabore con un profesional. Busque los servicios de un médico naturista o herborista matriculado o certificado que tenga amplia formación en este tema.

  • Observe los efectos secundarios. Si ocurren síntomas, como náusea, mareo, dolor de cabeza o malestar estomacal, reduzca la dosis o deje de tomar el suplemento herbal.

  • Esté alerta a las reacciones alérgicas. Una reacción alérgica severa puede causar dificultades para respirar. Si tal problema ocurre, llame al 911 o al número de emergencias de su área para solicitar ayuda.

  • Investigue a la empresa cuyas hierbas está tomando. Los suplementos herbales no son todos iguales, y es mejor elegir una marca de un fabricante con buen prestigio. Pregúntese lo siguiente:

    • ¿Está el fabricante involucrado en la investigación de sus propios productos herbales o simplemente confía en las tareas de investigación que realizan otros?

    • ¿Hace el producto afirmaciones extravagantes o difíciles de probar?

    • ¿La etiqueta del producto da información acerca de fórmula estandarizada, efectos secundarios, ingredientes, instrucciones y precauciones?

    • ¿La información de la etiqueta es clara y fácil de leer?

    • ¿Hay un número de teléfono gratuito, una dirección, o una dirección de sitio web para que los consumidores puedan encontrar más información sobre el producto?

¿Cuáles son algunos de los suplementos herbales más comunes?

La siguiente lista de suplementos herbales comunes se presenta únicamente para fines informativos. Consulte con su médico para hablar sobre afecciones médicas específicas o síntomas que podría estar experimentando. No se autodiagnostique, y consulte con su médico antes de tomar cualquier suplemento herbal.

Cohosh negro

Esta planta parecida a un arbusto de Norteamérica oriental deriva su nombre de la palabra nativa americana "rough" (rugoso) (refiriéndose a la estructura de su raíz). Se usa generalmente para aliviar afecciones menopáusicas, menstruación dolorosa, espasmos uterinos y vaginitis.

Equinácea

Usada con frecuencia para fortalecer el sistema inmunológico del cuerpo, la equinácea también se considera una prevención contra los resfriados y la gripe. Esta planta nativa de los EE. UU. se conoce también como equinácea purpúrea.

Onagra

El aceite de esta planta floral que florece de noche, de color amarillo brillante, puede ser útil en la reducción de los síntomas de la artritis y el síndrome premenstrual (PMS, por sus siglas en inglés).

Santamaría

Las propiedades analgésicas de la santamaría han sido usadas para cefaleas migrañosas, así como para dolores menstruales.

Ajo

El ajo se usa generalmente para condiciones cardiovasculares, incluyendo niveles altos de colesterol y triglicéridos asociados con el riesgo de aterosclerosis, un trastorno de las arterias causado por el colesterol y depósitos de placas en las paredes de las arterias. Es también útil para prevenir los resfriados y otras enfermedades infecciosas.

Gingko biloba

Esta hierba se usa para muchas afecciones asociadas con el envejecimiento, incluyendo la mala circulación y la pérdida de la memoria.

Ginseng

Usado como un tónico general para tonificar todo el cuerpo, el gingseng se considera útil para elevar los niveles de energía y aumentar la resistencia al estrés.

Sello de oro

Esta hierba, nativa de América, es popular por sus propiedades curativas y antisépticas, o sus cualidades germicidas. Se usa con frecuencia para resfriados y gripe, también es popular por aliviar el revestimiento de la nariz cuando está inflamado o adolorido.

Té verde

Esta hierba se usa para combatir la fatiga, prevenir la aterosclerosis y ciertos tipos de cáncer, disminuir el colesterol y ayudar a perder peso.

Espino albar

El espino albar se usa popularmente para afecciones severas relacionadas con el corazón y ayuda en el tratamiento de la angina, aterosclerosis, insuficiencia cardíaca congestiva y presión arterial alta.

Palma enana americana

La palma enana americana puede ser útil en el tratamiento de la próstata agrandada, una afección común en hombres de más de 50 años de edad.

Hierba de San Juan

Hierba silvestre con flores amarillas. Esta hierba se ha usado durante siglos en el tratamiento de trastornos mentales. Hoy en día, se la recomienda popularmente para la depresión de leve a moderada.

Es importante recordar que los suplementos herbales no están sujetos a regulaciones por la FDA y, por tanto, no se han sometido a pruebas clínicas aprobadas por la FDA para comprobar su efectividad en el tratamiento o manejo de condiciones médicas. Consulte con su médico acerca de los síntomas que está experimentando y hable sobre los suplementos herbales antes de comenzar a usarlos.

Date Last Reviewed: 2/2/2013
© 2000-2016 The StayWell Company, LLC. 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by StayWell
About StayWell | StayWell Disclaimer